domingo, 31 de enero de 2010

Enterramientos de Maspalomas Se olvidan de nuestros antepasados

.




El sabado 30 de Enero de 2010 los periódicos publicaban la siguiente noticia:


Aborígenes olvidados

      "Menos de un tercio del conjunto de enterramientos de antiguos canarios que se hallaron en el Sur hace 21 años han sido analizados.

      Veintiún años después del hallazgo en Maspalomas en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) de la mayor necrópolis de Canarias sólo se han analizado 50 esqueletos. Hay 160 bloques, algunos con varias osamentas. Paulino Rivero dijo ayer que apoyará los estudios.

      El paso del tiempo ha deteriorado algunos de los restos aborígenes almacenados en la nave de Lomo Gordo en Maspalomas. Unos 160 bloques funerarios en los que hay de uno a tres cadáveres llevan desde 1988 esperando a que el Cabildo de Gran Canaria o el Gobierno de Canarias asumieran la importancia de este yacimiento y habilitaran partidas económicas para las investigaciones.

      Así lo explicaron ayer los arqueólogos directores del equipo de investigación, Valentín Barroso y Consuelo Marrero, al presidente canario, Paulino Rivero, durante una visita al complejo donde se desarrolla la investigación para conocer los detalles más relevantes del estudio realizado hasta ahora que, según indicaron, se encuentra muy avanzado.

      Valentín Barroso, director de la empresa que realiza los estudios arqueológicos (ArqueoCanarias) explicó ayer que hay un fémur que se ha partido en quince trozos y este tipo de situaciones retrasará aún más los trabajos.

      Los trabajos arqueológicos realizados en la Necrópolis de Maspalomas han permitido evaluar unos cuarenta cuerpos de aborígenes, y, por tanto, conocer múltiples detalles en torno a los hábitos de vida, enfermedades, alimentación, etcétera de los antiguos canarios de esta zona de la isla.

      Los arqueólogos manifestaron que por el momento se ha logrado sacar a la luz un total de 50 cuerpos de los bloques de tierra que se extrajeron en su momento.

      Pese a los efectos negativos del paso de los años, durante la visita que el presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, y la consejera de Educación, Milagros Brito, efectuaron ayer a la necrópolis, la responsable de los estudios, Verónica Alberto, consideró que "es una suerte que no se hayan tocado los restos en 20 años porque en la actualidad hay más especialistas en Canarias y las técnicas han cambiado". Las investigaciones realizadas en 50 esqueletos permiten concluir que los restos funerarios tienen una antigüedad de unos 800 años y que en el cementerio se respetaba la jerarquía del grupo. Estos aborígenes que procedían del Norte de África fueron enterrados en fosas salvo tres que han aparecido en un cajón. También se ha comprobado que los cadáveres eran envueltos en fardos orgánicos o pieles de animales.

      Se da la circunstancia de que han aparecido todos boca arriba a excepción de tres mujeres que se enterraron boca abajo. Del total de osamentas hay tres que corresponden a niños.

      Respecto a la estatura, cuestión por la que se interesó el presidente del Gobierno, parece que los hombres alcanzaban de media 1,70 metros y las mujeres 1,60. En cuanto a las condiciones de vida, asunto por el que también preguntó Rivero, la responsable del yacimiento dijo que eran personas robustas, que murieron entre los 45 ó 50 años debido a la edad y que sufrieron enfermedades degenerativas en la columna y artrosis por la actividad que realizaban.

      Respecto a la futura ubicación de estos restos funerarios, el concejal de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, Blas Ramos, que acudió a la vista junto a la alcaldesa, Mari Pino Torres, y la concejal Concepción Narváez, dijo que el municipio tiene interés en que se construya un museo de enterramientos, pero es un proyecto que no puede asumir económicamente sin la ayuda del Cabildo insular o del Gobierno.

      El objetivo de la investigación es la excavación sistemática de todos los depósitos funerarios que se conservan en la nave situada en Lomo Gordo. Los trabajos dieron comienzo el pasado mes de octubre y se prolongarán por un espacio de dos años.

      El estudio contempla la documentación de los bloques donde se encuentran los depósitos funerarios. Según explicaron los expertos, esta excavación permite establecer con precisión las pautas que rigen la organización de esta gran necrópolis y su evolución en el tiempo.

      Paulino Rivero dijo que el Gobierno autónomo apoyará la decisión que tomen en este sentido el Cabildo o el Ayuntamiento. Admitió que para San Bartolomé de Tirajana el proyecto es interesante incluso a nivel turístico. El Gobierno habilitó el pasado año 180.000 euros para estas investigaciones.".

      Hasta aquí el artículo. La verdad que es  una pena el abandono tan grande en que han tenido, las propias instituciones canarias, los restos de nuestros antepasados. Esperemos que esta situación cambie de ahora en adelante.

      La noticia fue extraída de los diarios digitales LA PROVINCIA Y ABC


 

 

 .

sábado, 30 de enero de 2010

Mencey Bencomo 1425 - 1495 Capitulo - I


.






  Imobac Bencomo
1425-1495 

 
CAPITULO -I

      Tras la muerte de Tinerfe "El Grande", tambien llamado Betzenuriya, el último Gran Mencey absoluto de la isla de Achinech, ésta sería repartida entre sus 9 hijos legítimos (Tinerfe tuvo 10 hijos durante su mandato. Nueve hijos de una misma mujer y el décimo de otra ajena a su matrimonio).



Relación de hijos:
 



- Bencomo, el hijo mayor, sería el Mencey de Taoro.


- Acaymo, apodado "el de piel oscura"  y sería el Mencey de Tacoronte.


- Adchoña, sería el Mencey de Abona.


- Añaterve, apodado "el que piensa rápido" , sería el Mencey de Güimar.


- Beneharo, sería del Mencey de Anaga.


- Pelicar, sería el mencey de Icod.


- Pelinor, seria el Mencey de Adeche.


- Romen, sería el Mencey de Daute.


- Tegueste, sería el Mencey de Tegueste.

- Tinguaro o Chimechia, sería el hermanastro y no recibiría ningún menceyato ni herencia de ningún tipo pero  sería el hermano preferido de Bencomo y lo trataría como si fuese un Mencey.










      Desde hacia varios años, y ya bastante durante el menceyato de Tinerfe, los guanches de Achinech del sur estaban siendo visitados por personajes extraños para ellos que venían de culturas muy lejanas. Eran misioneros cristianos que recorrían el Mundo desconocido para llevar la palabra de Diós a todas las razas y civilizaciones. Solían arribar por las playas del sur de la isla y allí conectaban con los aborígenes de la zona. En Adeche estaba el mando de toda la isla y Tinerfe "El Grande" contactó con ellos. Esta tarea evangelizadora era muy dura para los misioneros pues necesitaban contactar con las tribus, hacerse amigos de ellos y convivir varios años para conseguir que se convirtiesen al cristianismo.



      Por ello muchas tribus se oponían a esa tarea evangelizadora pues para muchos guanches eso significaba echar abajo muchas de sus creencias y aceptar otras, como la figura de un hombre clavado en dos maderos cruzados y la de una figura de mujer con enormes túnicas y ricos vestido.

      Fray Juan de Abreu Galindo, religioso franciscano de orígen andaluz y autor de "Historia de la conquista de las siete islas de Canaria" escribiría:
   En esta isla de Tenerife, hubo un señor que la mandaba y a quien obedecían que se llamaba Betzenuriya, pocos años antes que se redujera a nuestra santa fe; el cual tenia nueve hijos, y muerto el padre, cada uno se alzó con la parte que pudo y entre si se conformaron y la repartieron; y de un reino que era se dividió en nueve.

Tras la muerte de Tinerfe, la isla sería dividida en nueve partes.

      Tinerfe había conseguido mantener la unidad de todo su pueblo, con mano firme, desde la zona sur de la isla, desde el menceyato de Adeche, pero tras el reparto de la isla entre sus nueve hijos muchas veces se crearon rencillas tribales por conseguir el control de gran parte del territorio.  Tras este reparto, el poder que tenía el Sur se perdería y surgiría el poder de Bencomo, el hermano mayor.

Pelinor, Mencey de Adeche (Adeje)

      Imobac Bencomo, por ser el hijo mayor de los 9 menceyes gobernantes de la isla de Achinech (Tenerife), recibió en herencia de su padre Tinerfe las tierras del Norte , las más ricas y verdes convirtiendose de esta forma en el Mencey de Taoro ("valle", en español). Pero esto supuso que  el mencey de Adeche, Pelinor,  tras el reparto perdiese la egemonía del pasado y muchas veces lo  mirase con cierto recelo añorando el poder absoluto que mantuvo su padre durante tantos años desde su menceyato. Por ese motivo, aunque Imobac Bencomo era querido y respetado, por ser el hermano mayor, muchas veces su poder era discutido especialmente por los menceyatos más pobres como eran los del Sur.





      Bencomo sería el único que seguiría los pasos de su padre Tinerfe, en su política de mantener el respeto y el órden entre sus súbditos y hermanos, y el único con poder para conseguir mantener la unión y la paz en la isla. Fue muy querido y apreciado por su pueblo pero no tanto por todos sus hermanos. Fue llamado "Mencey Grande" y "Mencey Justo" y sería la máxima figura representativa de la resistencia de los isleños de Achinech, Tenerife, ante las tropas castellanas que invadieron su isla.

      Esta es la historia de, Imobac Bencomo, El "Mencey Grande".











CONTINUARÁ



.

viernes, 29 de enero de 2010

El Mencey Bencomo - Capitulo II - Alonso Fernandez de Lugo

.


El Mencey Bencomo
Alonso Fernandez de Lugo
Capitulo II

      Corría el año de 1494, la presencia evangelizadora europea crecía por momentos. A la isla solían llegar gentes de todo tipo: comerciantes que canjeaban cuchillos, alajas y telas por queso de cabra y alimentos, piratas que venían a saquear pero llevaban ya varias años que solían visitarlos unos personajes con una forma de pensar diferentes a los demás, eran monjes que comenzaron su cristianización por el sur de la isla de Achinech (Tenerife) desde hacía muchos años. Pocos eran los que se atrevían a desembarcar en las peligrosas costas del norte de la isla y allí residían los guanches más recelosos pues nunca, o muy pocas veces, recibian visitas de otras civilizaciones.  Pero la peor de estas "visitas" estaba aún por llegar: Alonso Fernandez de Lugo.




      La isla se  encontraba inmersa en un conflicto tribal entre los diferentes menceyes.  Bencomo pretendía constituir un poder hegemónico en toda la isla para prevenir cualquier invasión exterior, debido a la contínua visita de naves europeas, lo que produjo un enfrentamiento entre los menceyatos del sur, de menor riqueza ecológica.



1 de Mayo de 1494

      El 1 de Mayo de 1494, Alonso Fernández de Lugo  desembarca las tropas castellanas en la playa de Añazo (Santa Cruz de Tenerife)  justo en lo que hoy es la desembocadura del Barranco de Santos y en el antiguo barrio del Cabo.  Venían 15 bergantines cargados con mil hombres, caballos y pertrechos de guerra. Venía, pletórico, de la isla de Benahoare (La Palma en español). Casi un año, 1493, le había costado someterla pero ya la había conquistado para la Corona de Castilla.  Ahora le tocaba el turno a la gran isla del volcán, Achinech, (la "Gran Montaña Blanca" en español). Sabía que la tarea no sería nada fácil por la belicosidad de sus habitantes, pero ahí estaba, para intentarlo. Para conseguir su objetivo traía consigo, desde la isla de Tamarán ("Gran Canaria" en español) a varios isleños Canarii para que le sirviesen de mediadores.

      Los navíos permanecieron al pairo a media jornada y una vez entrada la noche deciden desembarcar pues querían evitar cualquier ataque aborigen durante el día.
 
      A toda prisa llevan a tierra hombres, 150 caballos, armas, víveres y todo el material necesario para sus planes de conquista.

click to zoom

      En las maniobras de desembarco, una nao llamada "La Garrida", propiedad de unos vecinos de Palos de Moguer (Diego y Cristóbal Garrido), encalló en los fondos rocosos de las playas de Añazo hundiendose posteriormente.

      Tras este desembarco apresurado, y ya amaneciendo, los expedicionarios castellanos se encaminan hacia el márgen derecho del actual Barranco de Santos, estableciendo el de Lugo su campamento en una zona cercana a la playa a un lado del mencionado barranco.  El suministro de agua a la tropa ya no era problema ofreciendo también, este emplazamiento, la posibilidad de una rápida huida hacia los navios fondeados muy próximos al lugar donse se encontraba el campamento. 





      Ya amanecido, Alonso enterró la cruz de la conquista en el suelo y tomó posesión de la isla en nombre de los Reyes Católicos.  Mientras esto ocurría, sigilosos ojos  lo observaban todo desde lejos. Los guanches, asombrados y asustados por el lujo de las armas y armaduras así como por los vistosos colores de las banderas, vieron cómo comenzaron la construcción de la "Torre de Santa Cruz" para cuya  edificación se utilizarían, junto con los materiales desembarcados, los recogidos en el suelo isleño; igualmente se excavarán trincheras, se levantarán empalizadas y todo tipo de obras destinadas a garantizar la seguridad del ejército invasor todo ello muy cerca de la actual plaza de San Telmo. El campamento estaría finalizado en tres días, el 3 de Mayo de 1494.




      Las noticias le llegaron, en pocas horas, a la cueva de Bencomo. Lo que tanto había temido se estaba produciendo: una invasión armada en su isla.




      Con los extrajeros venía el guanarteme Tenesor Semidán de la isla de Tamarán (Gran Canaria). Guanarteme es como se denominaba a los Menceyes en la isla vecina.  Tenesor había sido bautizado con el nombre de Fernándo de Guanarteme  y había accedido a acompañarlos para así parlamentar con los menceyes de Achinech. eso demuestra que existió un idioma común a todos los antiguos canarios. 




      Juan de Bethencourt Alfonso escribiría sobre este hecho:

«Mientras las tropas se ocupaban con febril actividad a ponerse al abrigo de un golpe de mano, dispuso el general en la misma mañana que el capitán de a caballo Gonzalo del Castillo, con 20 jinetes y 30 peones, practicara un reconocimiento hasta la vega de la laguna, de donde retornó con algún ganado que pudo apresar; a la vez que dio la comisión al ex rey de Canaria D. Fernando Guanarteme, fuera a requerir a Beneharo, mencey de Anaga, del que estaba desconfiado se le incorporara en virtud del tratado secreto que tenían; no enviando ningún recordatorio a Añaterve de Güímar por haber recibido una embajada de salutación»



CONTINUARÁ 


     





.

jueves, 28 de enero de 2010

El Mencey Bencomo - Capitulo III - El Real de la Santa Cruz

.



 
El Mencey Bencomo
El Real de la Santa Cruz
Capitulo III




       Según narra Juan de Bethencourt Alfonso, existieron encuentros secretos entre los menceyes de Goymar, Anaga y Alonso Fernández de Lugo meses atrás para preparar el recibimiento de los castellanos.  Gracias a estas reuniones Alonso se enteró de las malas relaciones existentes entre los diversos menceyatos de la isla y creía que, si se ganaba el favor de la gran mayoría, le resultaría más fácil invadir la isla.  También se enteró de la existencia del Mencey Mayor, Imobac Bencomo Mencey de Tahoro, que gobernaba con mano férrea los territorios más ricos de toda la isla y también se enteró que las relaciones que existentes entre estos menceyatos con Bencomo no eran muy buenas motivado, especialmente,  por el ansia de poder y riqueza de sus hermanos. Pero también se enteró que Bencomo, era el mayor de todos sus hermanos Menceyes y a quien su pueblo le tenía muchísimo respeto.


2 de Mayo de 1494


     El día 2 de Mayo Añaterve, mencey de Goymar (el sur de la isla y actualmente conocido como Güimar, en español) y Beneharo, el mencey de Anaga (al noreste de la isla)  aceptaron entrevistarse nuevamente con el representante de Fernández de Lugo, Tenesor Semidán (rebautizado como Fernándo de Guanarteme) y conocer de cerca sus intenciones. A estos dos hermanos de Bencomo tal vez  les "picó" la curiosidad el conocer nuevas culturas y a esos extraños hombres recién llegados de no se sabe dónde o tal vez creyeron, ingenuamente, que vendrían como amigos y no para hacer la guerra.
 

 

      Nunca se sabrá qué propuestas y promesas fueron las que ofreció Fernández de Lugo lo cierto es que Beneharo, viendo peligrar su tierra, decidió romper con las negociaciones y con cualquier tipo de pacto y ponerse a la defensiva contra los castellanos y a favor del Mencey Bencomo, pero Añaterve las mantuvo en contra de Bencomo aunque no dió a Lugo su total apoyo y prefirió quedarse a la espera de acontecimientos no queriendo tomar iniciativa ninguna que pudiese causar daño a ningún habitante de Achinech.  Los cronistas de la época escribieron que tanto Beneharo como Añaterve tenían disputas con Bencomo porque éste cobraba "impuestos" abusivos por dejar pastorear en sus tierras. Cosa muy estraña pues es sabido que toda la zona centro de la isla era de libre acceso para todos los pastores. 

      Por deseos de Fernández de Lugo, Fernándo de Guanarteme habla nuevamente con el Mencey de Anaga, Beneharo, y consigue convencerlo de que asista a otra entrevista en el campamento Castellano.

      La reunión fue muy tensa y Beneharo, ya con las ideas claras, rechazó todo tipo de propuesta castellana.  Nunca se supo ni se sabrá qué se discutió en el campamento, lo que sí nos ha llegado hasta nuestros días es que Beneharo fue claro y tajante: no entregaría su territorio a ningún extranjero. Igualmente dejó clara su sumisión a Imobac Bencomo.


       Mientras una parte de los hombres se dedicaban a trabajos de fortificación, ese mismo día del 2 de mayo y sin que lo supiese Beneharo, Alonso Fernández de Lugo ordenó a 60 hombres, fuertemente armados, que emprendieron  una excursión barranco arriba y, por sorpresa, atacaron un pacífico poblado guanche logrando capturar, en este asalto, a 140 aborígenes entre mujeres, niños y unos pocos hombres jóvenes así como un considerable número de cabezas de ganado (cabras y ovejas).  


click to zoom


      A los castellanos esta operación les resultó muy sencilla pues los guanches en edad de pelea se encontraban en su mayoría en las zonas de alta montaña con el resto del ganado pastando en los lugares próximos a la Gran Montaña Blanca Echeide (Teide).  


      El resto de la expedición volvería al campamento base con los prisioneros e inmediatamente son embarcados en una nave ante el llanto de mujeres y niños.  Alonso Fernández de Lugo ordenó que fuesen conducidos, sin tardanza, a la Gomera pues sería un regalo para su futura esposa Beatriz de Bobadilla para que los enviasen a los mercados esclavistas de España. El dinero obtenido por la venta de esos desgraciados quedaría bajo custodia de la Bobadilla hasta que llegase Alonso a recogerlo.
que recorriesen el norte para descubrir posibles poblados aborígenes. 

      Mientras que el resto de esta expedición llegaría hasta Tegeste (actualmente Tegueste) pero volvieron sin descubrir a nadie salvo algunas cabras sueltas que apresaron y se las llevaron como botín. 

      El camino estaba despejado para invadir el norte de la isla. 

Cuenta D. Juan de Bethencourt Alfonso:

«Mientras las tropas se ocupaban con febril actividad a ponerse al abrigo de un golpe de mano, dispuso el general en la misma mañana que el capitán de a caballo Gonzalo del Castillo, con 20 jinetes y 30 peones, practicara un reconocimiento hasta la vega de la laguna, de donde retornó con algún ganado que pudo apresar; a la vez que dio lo comisión al ex rey de Canaria D. Fernando Guanarteme, fuera a requerir a Beneharo, mencey de Anaga, del que estaba desconfiado se le incorporara en virtud del tratado secreto que tenían; no enviando ningún recordatorio a Añaterve de Güímar por haber recibido una embajada de salutación».








"... Las noticias con que volvió D. Fernando Guanarteme respecto a la actitud del mencey Beneharo no eran favorables; y por esto al siguiente día, 2 de mayo, tornó Guanarteme a dar con el mencey de Anaga y consiguió viniera al Real de Santa Cruz a celebrar una conferencia con el general Lugo,  del que resultó serían enemigos. También el mismo día había ordenado el general al capitán Martín de Alarcón, que con 60 soldados de a pie y de a caballo llevara sus exploraciones hasta descubrir el Valle de Tegeste, de donde regresó con la nueva de que no encontró ser viviente en el camino".


      En las negociaciones, el de Lugo comprendió que, para dominar la isla tendría que acabar con el Mencey de Tahoro pero para ello había que atravesar bastantes kilómetros hasta llegar a su menceyato (el norte de la isla). Por ello decidió partir cuanto antes a su encuentro. Sabía que podría estar movilizando a su pueblo para una defensa y era mejor no darles tiempo a ello.





3 de Mayo de 1494.

      El día 3 de mayo de 1494, se celebraría en el campamento una solemne misa de "acción de gracias" y  tomando posesión de la isla en nombre de los Reyes Católicos, los castellanos bautizan al lugar conocido por los guanches como "Añazo", el nombre de "El Real de Santa Cruz". De esta forma quedaría fundado  el campamento base.  Los castellanos ya habían ganado el tiempo suficiente como para acabar la fortificación  y así prevenir cualquier posible ataque por parte de los aborigenes. El primer paso estaba dado: una fortificación construida con piedra seca a modo de defensa improvisada, justo donde se encuentra hoy en día la "Plaza de San Telmo" ya que sabía que la reacción de los guanches no se haría esperar tras el fracaso de las negociaciones.


      Ese mismo día 3 Alonso Fernández de Lugo, en el Real de Santa Cruz, celebraría la festividad de la Cruz, festividad que desde entonces se viene celebrando hasta hoy en día.




CONTINUARÁ



miércoles, 27 de enero de 2010

Mencey Bencomo - Capitulo IV - Encontronazo en Gracia



.





Mencey Bencomo - Capitulo IV
Encontronazo en Gracia 



4 de Mayo de 1494

      Tras el fracaso de las negociaciones con los menceyes opuestos a Imobac Bencomo y con la negativa del Mencey de Anaga, Beneharo, de dejar avanzar por su territorio al ejército invasor Alonso Fernández de Lugo temiendo la unificación de las fuerzas guanches, compuesta de campesinos y pastores, decidió partir personalmente al mando de un pequeño batallón de soldados de élite, en reconocimiento ofensivo hacia el mayor asentamiento aborigen de la isla, AGUERE, y que actualmente se le conoce con el nombre de "San Cristóbal de La Laguna".  De esta forma saldría, en la mañana del 4 de mayo del Real de Santa Cruz, Alonso Fernández de Lugo al mando de un pequeño batallón muy bien armado. En su avance se dedicaron a robar todo el ganado de cabras y ovejas que veían suelto.




      Como el camino era muy intricado hasta llegar a Aguere decidieron acampar y pasar la noche pues tenían miedo de ser atacados por los guanches al no conocer la ruta exacta.  Así que, a muy pocos kms de Aguere, en lo que hoy en día se conoce como "Gracia" montaron el campamento en una zona desprovista de vegetación.

click to zoom

      Hay que hacer notar que, en aquellos tiempos, la vegetación existente entre Añazo (actualmente Santa Cruz) y Aguere era extremadamente frondosa poblada de un tupido monte plagado de altos pinos, brezos, hayas, palmeras y otras especies. Desgraciadamente hoy en día sólo existe muy excasa vegetación.

      Casualmente esa mañana del 4 de Mayo se encontraba en esa zona Imobac Bencomo con su hermano Tinguaro. Se había reunido con 400 guanches que estaban temerosos por los acontecimientos que tenían lugar en la costa de Añazo, lugar donde habían desembarcado los extranjeros, y le expresaban su malestar por los robos de ganado que estaban realizando los invasores.

      Hasta ese momento los guanches, recelosos, se habían dedicado a ocultarse y no se dejaban ver.  Sabían que las intenciones de los extranjeros no eran muy buenas y más después de verles robar sus ganados y lo poco de valor que tenían.

click to zoom


      Y lo que tenía que ser ocurrió pues el Alonso e Imobac se encontraron frente a frente.

      Según los cronistas de la época, los castellanos se sorprendieron del encuentro y se prepararon ante posibles hostilidades de los guanches. El de Lugo se sorprendió al descubrir, por primera vez, quién era el Gran Mencey respetado y admirado Imobac Bencomo. Un hombre de unos 72 años muy alto y robusto.




click to zoom


      Los cronistas de la época atribuyen a Bencomo la siguiente frase:


«Poco valor he notado en éstos que pretenden conquistar nuestra tierra, pues apenas nos vieron cuando se han alborotado y quedando de pie como helados».

      Bencomo se acercó al ejército castellano abriendo los brazos en cruz y cruzándolos sobre el pecho, en señal de paz. Tinguaro observaba a muy corta distancia. El de Lugo mandó a su encuentro a tres intérpretes, entre los que se encontraba Guillén Castellano, otro guanche colaborador de los invasores. Guillén Castellano era el nombre que le habían puesto al ser bautizado, era un maho, aborigen perteneciente al sur de la isla de Titeroigatra (actualmente denominada Lanzarote). Imobac preguntó qué intención traía el jefe de aquella tropa al invadir su tierra; a lo que contestó Guillén Catellano en nombre de Alonso:

«[...] Venimos a procurar vuestra amistad y la de vuestro pueblo y a requerirles que se hagan cristianos, como lo son los de las otras islas y os sujeteis y rindais al rey de España, que os tomaría y recibiría bajo su amparo y protección y os haría muchas mercedes [...]».
 
      La tradición dice que Bencomo respondió, con una gran serenidad que sorprendió a todos, en los siguientes términos:


«[...]En cuanto a la amistad les diré que ningún hombre que sea provocado por otro tendría por qué huir de ella o rechazarla, pues la libertad es un bien común;  la admitirenos siempre y cuando ustedes se vayan de nuestra tierra y nos dejen en paz[...] En cuanto a lo de ser cristiano, sepan que no comprendemos qué cosa es ser cristiano, ni entendemos esa religión, pero les prometemos que nos informaremos sobre la misma y en un futuro daremos respuesta a esta petición. [...] Pero lo que ustedes nos proponen sobre sujetarnos al rey de España, les garantizo que no somos de ese parecer porque jamás me he sometido a nigún otro hombre como yo; [...]; en cuanto someterme a otro rey ..., he nacido mencey y mencey moriré».

      Desde el 27 de noviembre de 1988 hay una placa conmemorativa por fuera de la cueva del Mencey Bencomo con la siguiente inscripción:


"Jamás me he sometido a otro hombre como yo.  
Libre he nacido y así viviré siempre.  
Mayo 1494"




      Tal vez el de Lugo se dejó llevar por la emoción y, en su deseo de atrapar al mencey Bencomo para pacificar toda la isla, decidió entrar en combate.  Pero los guanches, a base de piedras y palos, consiguieron hacerlos huir.



       Los guanches saltaron de júbilo, bailaron y festejaron esta derrota de los invasores y cuenta la leyenda que Bencomo, gritó a su pueblo:

 ¡Miren esa gente que se detiene ante nuestro aspecto, por Echedey y por mi padre el gran Tinerfe, juro por sus huesos que se van a acordar de mí!”.

      Éste no será el primer y único enfrentamiento entre Imobac y Alonso; sin embargo Fernández de Lugo decide enviar parlamentarios que convencen a Bencomo, en principio, para que se retire a sus dominios de Tahoro (Orotava), pues se encontraba en tierras neutrales de su hermano Añaterve. 

      Alonso de Lugo esta treta sólo le ha servido para reconocer el terreno y  ganar horas pues ha comprendido que ha de prepararse para la guerra pues esos campesinos son más fieros de lo que él esperaba.  Imobac tambien ha comprendido, con este primer encontronazo, que sus oponentes son más fuertes de lo que él esperaba pues utilizan armaduras que protegen sus cuerpos y armas muy extrañas que matan a distancia, como los arcos y ballestas y decide abandonar las tierras e Añaterve pero con una idea rondandole en la cabeza, la de acabar con el ejército invasor pero... ¿de qué forma? en número son menos que los guanches pero en fortaleza les superan.





 CONTINUARÁ




.



 

martes, 26 de enero de 2010

Mencey Bencomo - Capitulo V - El traidor Añaterve

.



http://a.imageshack.us/img153/1563/menceyaaterve104.png
Añaterve
El Mencey Bencomo
El traidor Añaterve
Capitulo V



5 de Mayo de 1494

      Tras el encontronazo  con Imobac Bencomo a la altura de Gracia, Fernández de Lugo hizo levantar al día siguiente, 5 de Mayo, el campamento de Gracia y retrocede de nuevo al Real de Santa Cruz donde manda reforzar el atrincheramiento. También manda  talar los árboles que rodeaban el Real de Santa Cruz, a una distancia de tiro de arma de fuego.


 ImageShack, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site

      Aún después de lo mal que salió parado después del encontronazo con Imobac Bencomo, Fernández de Lugo continuó con su empeño de conquistar todo el norte de la isla pues sabía que contaba con el apoyo del mencey Añaterve y varios menceyes más, así que por el Sur estaba seguro de no correr peligro.

 ImageShack, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site


     Desde el punto de vista estratégico la conquista de Aguere era de vital importancia para el avance en la conquista de toda la isla. Manteniendo el Real de Santa Cruz como base de operaciones y además posibilitaba una retirada estratégica en caso de una derrota, ya que contaba con la flota fondeada en la bahía.



ImageShack, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site


       Bencomo, tal vez recordando las profecías del Chamán Guañameñe, deció convocar al Tagoror ("reunión" en español) a todos sus hermanos , los menceyes 

- Acaymo (de Tacoronte), 
- Belicar (de Icod), 
- Romen (de Daute), 
- Pelinor (de Adeche), 
- Adjoña (de Abona), 
- Tegueste (de Tegueste), 
- Beneharo (de Anaga),
- Tegueste (de Tegueste),
- y Zebenzuí ( el principe de lo que actualmente se conoce como "Punta del Hidalgo").


      Acordaron pactar una unión de territorios para defender la zona norte de la isla contra los españoles. Solo faltó Añaterve (de Goymar) despreciando con ello la petición de Bencomo no asistió al Tagoror. De todos eran conocidas las rencillas y rivalidades que mantenía con su hermano mayor y para vengarse de él decidió unirse a la causa de los invasores.



ImageShack, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site

       Esto preocupó y disgustó profundamente a los demás hermanos, ya que según la tradición, en estas ocasiones se debían a la defensa de la tierra y cualquier tipo de disputa o guerra era olvidada en beneficio de la defensa de sus tribus y su tierra.




click to zoom
En el Tagoror solían reunirse los ancianos y menceyes para tomar
deciciones que afectaban a su pueblo. El Tagoror lo dirigía un Guañameñe
sentado en la roca del centro.


       En el Tagoror discutieron desde la mañana hasta altas horas de la noche.  Habian posturas encontradas y mientras que algunos hermanos querían la paz con los castellanos  otros hermanos consideraban esa paz como la pérdida de la libertad. 

      La postura de "no negociación" con el invasor por parte de Imobac puso en su contra a una buena parte de sus hermanos, pues consideraban que las ambiciones de poder de Bencomo no tenían límite y que por ello sus menceyatos corrían peligro.

 ImageShack, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site

       El Tagoro se disolvió separándose los menceyes, enemistados y más recelosos unos de otros. Solo algunos pactaron mantener la fidelidad a Bencomo y decidieron plantear la guerra a los invasores castellanos. Las opiniones estaban tan divididas que hasta el hijo de Tegueste, el príncipe Zebenzuí, optó por apoyar las tesis de Imobac Bencomo en contra de su padre, demostrando con ello la división creada en el menceyato paterno.





       En aquel pacto histórico no pudieron integrar a los menceyatos del sur de Tenerife debido al público rechazo que sentían hacia su hermano mayor, Bencomo. 

      Menceyatos que propugnaban la paz negociando con los castellanos: 






- Adjoña (Fasnia, Arico, Granadilla de Abona, San Miguel de Abona y Arona).

- Pelinor (Guia de Isora, Adeje y Vilafolor). 

- Romén (Los Silos, Buenavisa del Norte y Santiago del Teide). 

- Pelicar (San Juan de la Rambla, La Guancha e Icod de los Vinos).

- Añaterve (Güimar).






      Menceyatos que propuganaban la guerra contra los castellanos:

- Bencomo (de Tahoro).

- Acaymo (de Tacoronte).

- Tegueste (de Tegueste).

- Beneharo (de Anaga).

- y Zebenzuí, que representaba a lo que actualmente se conoce como "Punta del Hidalgo".





       Ante la oferta de Bencomo, éstos alegaron que se defenderían por sí solos pues veían lejano el peligro en sus fronteras y que cuando los invasores llegaran a sus tierras, sabrían actuar acorde a sus fuerzas para defenderse. De esta forma quedaría dividida la defensa de la isla. Posteriormente estos menceyatos preferirían pactar con el invasor a luchar por su libertad. 

 ImageShack, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site

       El 6 de mayo de 1494 el mencey de Goymar, Añaterve, por consejos del fraile Antón un jóven guanche tomado prisionero unos años antes en las costas de Adeche que fue cristianizado y utilizado como intérprete en la invasión, llegaba a un pacto de no agresión con Alonso de Lugo.

       Esa actitud de "sumisión ante el enemigo" aceleraría la esclavitud de todo su pueblo incluyendo la de ellos mismos dejando claro que Alonso Fernández de Lugo no mantenía sus promesas.






CONTINUARÁ






.

lunes, 25 de enero de 2010

Mencey Bencomo - Capitulo VI - Vientos de guerra

.





26 de Mayo de 1494

       Esta desunión entre hermanos concedió más seguridad al ejército de Castilla pues Alonso de Lugo pensó que la conquista sería mucho más fácil. El ejército invasor aceleró, de esta manera, lo que el de Lugo creyó una magnífica ocasión siéndole además la estación favorable, en cuestión de climatología, la del mes de Mayo. 


 ImageShack, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site


      Así que salieron del campamento en la mañana del martes 26 de mayo de 1494 con la intención atacar el mismo corazón de Tahoro pensando que, si conseguía esta victoria, haría que los demás menceyatos abdicaran.


ImageShack, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site

       El historiador palmero, López Herrera, escribiría lo siguiente:


“[...] la mayor incoherencia corresponde al Mencey de Goymar, Añaterve, que favorecía en secreto a los castellanos de Lugo de quien era amigo. Por consejos del fraile Antón, un joven guanche tomado prisionero unos años antes en las costas de Adeje, que fue cristianizado y utilizado como intérprete en la conquista, Añaterve accedió a colaborar”.


ImageShack, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site


       Fernández de Lugo visto que no podía convencer a Bencomo para atraerlo a la paz decidió ir a su encuentro y plantearle guerra en sus mismos dominios, a pesar de haber sido advertido de que no entrase en sus territorios por el mismo Bencomo. El conquistador avanzaba confiado pues sabía que tenía la retaguardia garantizada y cubierta por la sumisión del mencey de Goymar así que, viendo que sus tropas se hallaban descansadas y con ánimo de dar batalla unido al deseo personal de dar comienzo a la empresa, decidió arriesgarse y avanzar.

      Según el historiador grancanario Agustín Millares Torres:


“convencido además que la estación climática era propicia, resolvió herir en el corazón a su adversario atacándole en sus mismos estados de Tahoro, seguro que de vencerlo no tardarían mucho en rendirse los demás menceyes implicados…”






       Bencomo, preveyendo los proyectos de Lugo, envia un emisario ordenando a su aliados de Tacoronte y de Anaga que no pusieran dificultades al paso del ejército castellano por Aguere, para no hacer precavido al conquistador.  También dió órden de que abandonasen los poblados y que mujeres, niños y ancianos se escondiesen en las zonas altas para evitar ser descubiertos.

      Y así fue, el ejército, sin dificultad ni enemigo a quien combatir, llegó hasta las mismas puertas de la Orotava.




       Allí saquearon varios poblados y robaron gran cantidad de ganado que pastaba en los fértiles terrenos del gran Tahoro ("valle" en español) y, sin otro contratiempo, decidieron regresar al campamento de Añaza a través de Aguere sin hacer ningún tipo de guerra al Mencey.








       Los castellanos entusiasmados por la gran cantidad de botín recogido no se percataron que el astuto Bencomo había informado bien a su gente y dispuso emboscarlos en el barranco de Acentejo, paso obligado para ellos.




       El hermanastro de Bencomo, Tinguaro, a quien este tenía en muy alta estima, decidió acudir, con trescientos hombres, y esperar la llegada del ejército invasor mientras que el Mencey de Tahoro con tres mil hombres seguía los pasos de los castellanos sin que estos se percatasen con la intención de darles batalla en el momento más oportuno.





CONTINUARÁ



.

sábado, 16 de enero de 2010

Juan García Suárez "El Corredera" Capitulo 0

.



      En el año 1990 la periodista y presentadora de televisión Mercedes Milá, trajo a un programa de Televisión Española al autor del libro "El Corredera, aquel fugitivo de leyenda" cuando aún no había terminado de escribirlo, Gustavo Socorro.  Lo curioso es que, en esa época, tenía solo 16 añitos.

      Esta entrevista, recortada tal vez por el poco espacio que ofrece Youtube, no tiene desperdicio.























      Y a continuación tienes el video de Gustavo Socorro en unos grandes almacenes. El video esta colgado el 01 de Octubre de 2008


 


      Debo advertir que los videos no son mios



.





viernes, 8 de enero de 2010

Lolita Pluma 1904-1987

.







Lolita Pluma 
María Dolores Rivero Hernández

1904-1987


      Cada pueblo, ciudad o barrio tiene un personaje característico y que suelen llamar la atención por su forma de vestir o de actuar. Normalmente les ocurre esto porque no suelen estar normal o porque padecen alguna enfermedad cerebral por ese motivo cuando llegan a una determinada edad suelen volverse más maníaticos.   Estos personajes deberían esta en un centro de acogida para los mayores donde deberían cuidarles y tratarles unos expertos especialistas pero, inexplicablemente, ellos prefieren vivir en el asfalto  y de lo que les ofrece la calle: el aire, la luz, el bullicio... la libertad.




La Isleta a principios del siglo XX 

       Ese fue el caso de María Dolores Rivero Hernández, conocida cariñosamente, como "Lolita Pluma",  pero ella no fue un "simple personaje de la calle" fue algo más que eso fue una señora muy querida por todo un pueblo. Lolita, como la llamaban cariñosamente familiares y amigos, hubiese sido un personaje quizá muy común en cualquier otro lugar del mundo pero, curiosamente, en Las Palmas de Gran Canaria se convirtió en ídolo popular.  Dolores nació el 4 de marzo de 1904, el mismo año en en que nacieron personajes tan célebres como por ejemplo el actor Gary Grant, el músico Glenn Miller,  el militar y presidente del gobierno español Luis Carrero Blanco, la actriz Joan Crawford,  el actor y director mexicano Emilio Fernández, cantante Bing Crosby, el pintor, diseñador, escritor y cineasta Salvador Dalí, el "Tarzan" del cine Johnny Weismüller, el escritor Pablo Neruda, el empresario René Lacoste, el político Deng Xiaoping, el escritor Graham Green y tantos otros personajes célebres de las artes y de la política. Lamentablemente todos ellos tuvieron, la gran mayoría, un buen vivir salvo nuestra "Lolita Pluma".


  

      Esta Historia transcurrió en la isla de Gran Canaria. Dolores nació en el barrio de pescadores de "La Isleta", en Las Palmas (capital de la isla) aunque sus padres hubiesen deseado que naciera en el pueblo de Arucas ya que ellos eran de allí.



Playa de Las Canteras a principios del s. XX

      Muy poco se supo  de la niñez de esta mujer así que no es mi intención escribir de algo que desconozco yo también así que solamente contaré lo que otros han narrado en la web.  Según cuentan,  Dolores conoció el parque Santa Catalina de niña por medio de su abuela que la llevaba allí cuando venía venía a la capital.  
 
      El apodo de "Pluma" por lo visto lo heredó de su padre y de su abuelo. Los llamaban así porque eran los pocos, en Arucas, que sabían escribir a pluma. De joven se casó, pero le fue muy mal en el matrimonio ya que poco tiempo después se separaría. No se sabe si fue a raíz de ese matrimonio lo cierto es que acabó con problemas síquicos.  Recordando, tal vez, su niñez y sus paseos de la mano de su abuela se vino al parque Santa Catalina, donde se dedicó a vender flores de papel, chicles y luego postales a los turistas para ganarse unas perrillas. Posteriormente a eso se comenzaron a tejer las más pintorescas y variadas leyendas urbanas acerca de su orígen.  La gente de la calle la bautizó, cariñosamente, con el nombre de "Lolita Pluma" convirtiendose rápidamente en un personaje muy querido y popular, una popularida que la ganó ella sola, a pulso, día a día y en una época enla que no existían las televiones locales ni autonómicas.



  
      Pero lo que sí esta claro es que mucha gente la recuerda deambular por las calles de Las Palmas, especialmente en el cosmopolito Parque de Santa Catalina (llamado así por la antigua ermita que se levantaba en este solar) y muy cerca de la Playa de Las Canteras, así denominada por la piedra que se extraía de su arrecife para la contruccion de casas y fabricación de pilas de agua. 


Playa de Las Canteras

      Su escuela fue la calle y así aprendió su lenguaje callejero.  Las gentes no se atrevían a decirle nada que la contrariase para no oir los insultos provenientes de su lengua.  Nunca se separaba de su vieja caja de cartón siempre repleta de chicles Adam's americanos de muchos sabores y postales para los turistas.  También vendía multicolores flores de papel.  Los gatos abandonados la adoraban pues los alimentaba con mucho cariño y ternura. Su guardarropía y maquillaje, a base de colores chillones y estridentes, eran dignos de una película del director Pedro Almodóvar.


La Junta Obras del Puerto en Santa Catalina




      Iba todos los días al parque Santa Catalina, y sus aledaños, siempre pintada en exceso y vestida de forma estrafalaria y siempre se la veía dando de comer a los gatos que por allí rondaban.  Y poco a poco se fue ganando el cariño y el respeto de la gente convirtiendose, pronto en toda una atracción por sí misma. Todo el mundo llegó a admirarla.



      "Lolita Pluma" daba mucho miedo a los niños, que solían esconderse detras de los pantalones de sus padres cuando la veían acercarse, pero no porque fuese mala con ellos, pues era muy cariñosa, sino porque los niños se asustaban al ver su rostro marcado por mil arrugas y maquillado por mil colores.




Plaza deSanta Catalina


      El misterio, como si una aureola fuese, envolvia su figura, una figura que no podía pasar desapercibida. "Lolita Pluma" representó, sin ella quererlo, un arte callejero convirtiendose en exponente del surrealismo y del esperpento.   Cuando la época exigía vestir de forma "impecable" ella vestía de forma estrafalaria y extravagante, con el pelo lleno de cintas de colores, su cara pintada en con todo tipo de colores, su boca y mejillas siempre con carmín rojo chillón y sus ojos trazados con largas rayas.  Cuando sonreía no mostraba una sonrisa brillante y luminosa,  sino unas encías sonrosadas sin diente alguno. Creó su propia "moda" que hoy podría competir hasta con Agatha Ruiz de la Prada y se convirtió en "musa" de lo estrombótico en el Parque Santa Catalina.  




       Su decrepitud y humanidad eran sus firmas en una época franquista de censuras y represiones.  "Lolita Pluma", sin siglas políticas, fue un símbolo de la libertad, de su propia libertad.




       Sin saberlo se convirtió en una atracción que no pasaba desapercibida. Era una mezcla de libertad, decadencia y humanidad. Vivió un momento en que era imposible ser diferente. Rompía todo tipo de normas estéticas y mostraba, orgullosa, sus múltiples arrugas dibujadas por el dolor y  la pena.



      Inseparable del Parque de Sta. Catalina o "Catalina Park", como se denominó a la plaza durante los años 50 coincidiendo con el bum del turismo, siempre andaba acompañada de sus verdaderos y fieles amigos: los gatos.  Todos los días se paseaba vendiendo chicles por las terrazas del Derby y Rio y dejandose fotografiar por los turistas que la inmortalizaron por todo el mundo trascendiendo, de esta forma, el ámbito local de su "fama" y alcanzando conocimiento y atracción a nivel internacional.  Muchísimos turistas disfrutaban haciendose una foto al lado de "Lolita Pluma".  




      Su imagen viajó de un extremo a  otro de Europa y hoy sus fotos reposan en miles de albumes familiares guardados en algún trastero en países tan lejanos como Oslo, Londres, Amsterdan, Estocomo  y otros mucho más. Miles de fotografías con la imagen de su rostro lujosamente pintado, su pelo sujeto con cintas de miles de colores y con los gatos que la acompañaban permanentemente.   "Lolita Pluma" fue una auténtica figura, que concentraba todas las miradas y provocaba todo tipo de los comentarios.
 





     "Lolita Pluma" fue "la reina de la calle" y ejerció su reinado en el Parque Santa Catalina, el corazón del Puerto en Las Palmas de Gran Canaria,  a finales de los años cincuenta.




      "Lolita Pluma" murió el 21 de febrero de 1987, en el Hospital Insular de Gran Canaria.  Tras su muerte, como si el final de una obra de teatro se tratara, la alegria y la vida del parque se apagó y Santa Catalina se fue quedando en el olvido pero Lolita estará siempre en el recuerdo de todos los Gran Canarios.   
 


      En su amado Parque de Sta. Catalina hay una escultura de ella con sus gatos que la recuerda y la mantiene en el tiempo.




El periódico CANARIAS 7 escribía lo siguiente en el día de su fallecimiento:

‘Santa Catalina park’ pierde a Lolita Pluma

      Lolita Pluma es uno de los personajes más extravagantes, populares y entrañables que ha tenido Las Palmas de Gran Canaria. Lolita falleció el 21 de febrero, a las nueve de la noche, en el Hospital lnsular, aquejada de graves problemas estomacales y por una inflamación en el hígado.  La noticia de su fallecimiento causó dolor y consternación entre sus abundantes amigos del parque de Santa Catalina. Era una enamorada de los gatos; alimentaba a todos los que se encontraba. Lolita nació accidentalmente en La Isleta, un 4 de marzo de 1904, aunque su familia procedía de Arucas. Conoció el parque Santa Catalina de niña por medio de su abuela que la llevaba allí cuando bajaba a la capital grancanaria. El apodo de pluma le viene de herencia. Ya se lo llamaban a su abuelo y a su padre porque eran de los pocos que sabían escribir a plumas en aquel entonces. Se casó, se separó y se vino al parque Santa Catalina, donde se dedicó a vender flores de papel y luego sus fotografías.








      El cantante Braulio la inmortalizó en una canción con la siguiente letra:


Sonrisa desdentada,
rimel y colorete
y un kilo de carmín
para ocultar sus labios
de toda mueca ruin.

Lacitos colegiales
en su encrespado pelo
y un traje bien chillón
absurdamente corto,
justifica el revuelo,
que a su paso dejó.

Por el Santa Catalina
ella va de esquina a esquina,
como una reina en su corte,
atendiendo al personal
y encendiendo fantasías
por el lugar.

Es... Lolita Pluma,
sí... Lolita Pluma,
cuando se vaya morirá
un poco toda la ciudad
desde Ripoche a la Naval.
Es Lolita Pluma,
nuestra Lolita Pluma,
que desde el  "El Río" hasta "El Central"
pasea, con toda autoridad,
su extravagancia singular.

Amante protectora
de quince o veinte gatos,
cajita de cartón
con chiclets y retratos,
y ese alegre alegato
que es su conversación.





.